Redimensionar texto

-A A +A

Historia de un proceso

Profundizando su vocación esencialmente democrática, la gestión de la ciudad se ha descentralizado, desde 1990, a través de espacios institucionalizados que acercan la institución a la gente, a la vez que aproximan la sociedad civil con los organismos estatales.

El 15 de octubre de 1990, cuando se inauguró el primer Centro Comunal Zonal en Montevideo, la ciudad inició un cambio que nunca se detuvo. Ese día, el otrora omnipresente Palacio Municipal comenzó a delegar funciones por primera vez en su historia, así como los esfuerzos y recursos comenzaron a distribuirse en los barrios de Montevideo conformando un gobierno de la cercanía, aunque manteniendo el necesario equilibro para evitar que una excesiva fragmentación diluyera el concepto de comunidad global.
Para instaurar un sistema descentralizado y participativo en Montevideo se requería, en primer lugar, un accionar transparente, eficiente en la gestión de los servicios y programas, y una atención sensible a los requerimientos de la comunidad. Para ello, la apertura y promoción de la participación social en el proceso de formulación, toma de decisiones y control de programas del gobierno departamental ha sido un factor central de la gestión política. De esta forma, se ha contribuido a desarrollar ciudadanías activas y consolidar un modelo de gestión pública a escala humana. En la primera etapa del proceso de descentralización, se instaló en cada una de las 18 circunscripciones territoriales en las que se regionalizó Montevideo, una Junta Local -como organismo de gobierno- un ente de servicios a la comunidad, el Centro Comunal Zonal y un organismo de participación vecinal, el Concejo Vecinal.

Con el proceso de descentralización se generaron importantes iniciativas, que han permitido a numerosos contingentes de vecinos y vecinas ser parte de los cambios sucedidos en la ciudad. Una de esas herramientas, destacada por el interés ciudadano que ha concitado, es el Presupuesto Participativo, programa que se convirtió en una señal de identidad del proceso de descentralización. A partir del año 2005, mediante esta herramienta, montevideanos y montevideanas pueden decidir por votación directa qué quieren para su barrio, y definir dónde invertir parte de los recursos de la Intendencia. De esta manera, aportando su conocimiento directo de las necesidades de su zona y soluciones creativas, asignan en forma muy eficiente los dineros de todos, para dar respuesta a los problemas prioritarios.

1990 – 2005: primera etapa en la construcción del Presupuesto Participativo

En 1990, con las asambleas vecinales convocadas por el intendente Tabaré Vázquez para participar en la elaboración del Presupuesto Quinquenal, comenzó en Montevideo la construcción del Presupuesto Participativo (PP).
Se abrió así la primera etapa de este proceso, que se extiende hasta el año 2005. Durante la misma, los Concejos Vecinales recogieron, año a año, demandas emanadas de numerosas reuniones de vecinos, elaboraron propuestas y acordaron con el Intendente su realización, dando prioridad al uso de los recursos para la realización de obras y para la creación de servicios que han beneficiado directa o indirectamente a la población más necesitada del departamento.

Octubre de 2005, el Presupuesto Participativo en debate: el Foro Ciudadano

En octubre de 2005 el intendente Ricardo Erhlich invitó a los montevideanos y montevideanas a realizar una evaluación sobre el camino recorrido, reconocer las fortalezas y debilidades del proceso y pensar nuevas rutas a recorrer para superar dificultades acumuladas. Con el propósito de renovar el PP, en octubre de 2005 se llevó a cabo un foro ciudadano abierto, de debate y propuestas.
A partir de allí se elaboraron y acordaron con los concejos vecinales nuevas reglas de funcionamiento del Presupuesto Participativo, las que se comenzaron a aplicar a partir del Ciclo del año 2006.

Segunda etapa del PP

En ella se incorporaron varios cambios, entre los que se destaca el derecho de los vecinos y vecinas mayores de 16 años, organizaciones sociales e instituciones de proponer las obras a realizar en forma directa y decidir cuáles se realizarán, mediante su participación en elecciones con voto secreto. Esta innovación ha permitido una amplia participación de la ciudadanía en el proceso.
Se han realizado varios ciclos de Presupuesto Participativo con las nuevas características: en los años 2006 y 2007 donde se seleccionaron obras para realizar al año siguiente; en el año 2008 donde la votación vecinal seleccionó obras para los dos años posteriores.
Más de 74.000 vecinos concurrieron a las urnas en cada ciclo del PP, para votar por las propuestas de su interés. Durante este período fueron elaboradas 5150 propuestas (2198, 1602 y 1350, para los Ciclos 2006, 2007 y 2008 respectivamente). Luego de pasar por el dictamen de viabilidad, 2.485 fueron sometidas a votación (888, 876 y 721 en los Ciclos 2006, 2007 y 2008). Fueron seleccionadas para ser ejecutadas un total de 157 obras (47, 45 y 65 en los ciclos 2006, 2007 y 2008).

Se destinó un total de $ 220.320.000 para financiar estas obras:
Ciclo 2006 - $ 47.520.000
Ciclo 2007 - $ 54.000.000
Ciclo 2008 - $ 118.800.000

Entre obras iniciadas y terminadas se ha avanzado hasta el 90% de ejecución. El 10 % restante se ha programado para este año.
Siempre dentro de este Programa en el año 2006 se realizó un Ciclo Especial, en el que se dispuso de $ 43.200.000 para que los Concejos Vecinales decidieran las obras a realizar. De esa manera se incorporaron 95 obras más. Considerando éstas y las votadas por la población en forma directa, el total de obras del PP en el período fue de 252, el monto presupuestal $ 263.520.000 y el porcentaje de ejecución 94%.

Durante el período 2010 – 2015, el Presupuesto Participativo se realizará en dos oportunidades: en el año 2011 y en el año 2013. En cada Ciclo se adoptarán decisiones para la realización de proyectos propuestos por las vecinas y los vecinos, durante los dos años posteriores.
Actualmente se está desarrollando el Ciclo 2001, contando con la activa participación de los Gobiernos Municipales. Para ello, la Intendenta de Montevideo y los/as 8 Alcaldes y Alcaldesas establecieron el acuerdo de impulsar en forma conjunta dicho programa, asumiendo responsabilidades propias en las diferentes etapas del mismo.
El Ciclo comenzó en marzo, y luego del correspondiente estudio de viabilidad, centenares de propuestas van a ser puestas a votación vecinal el 30 de octubre. Las más votadas dentro de cada Municipio serán realizadas durante los años 2012 y 2013.
Para votar, se necesita tener más de 16 años y presentar la cédula de identidad en las mesas receptoras de votos que se instalarán en todos los barrios de Montevideo. Su ubicación será dada a conocer días antes en los medios de prensa.

Contenidos relacionados: 

AddToAny

Compartir